5 de noviembre de 2007

La Memoria Histórica Soriana

Conozco a Iván Aparicio y sé que trabaja por sacar adelante –junto con más de cincuenta personas- la Asociación Soriana por el Recuerdo y la Dignidad. Hemos hablado varias veces de su tendencia anarquista, de su necesidad espiritual de vivir en un ambiente acorde con su pensamiento, algo que, tal vez no consiga nunca, o sí, ya se sabe que cuando algo se desea con fervor y uno se empeña en ello, muchas veces se consigue. Sé también que es una buena persona y muy trabajador, un carpintero manitas, pese a su juventud.
De la asociación habíamos hablado muchas veces y, sin que tuviera argumentos para ello, pensé que estaría compuesta por personas mayores y relacionadas con las que mataron en Soria y su provincia después del levantamiento militar de 1936. Por cierto, muchas. Algo que siempre ha llamado la atención, ya que ni era ni es Soria lugar donde habitaran y habiten demasiadas personas de izquierdas y anarquistas. Dicen que, como en otros lugares de España, aquí se liquidaron por la vía del tiro en la nuca rencillas y rivalidades personales. Después todo se supo, y hace unos días una señora de más de ochenta años me dijo, el padre de fulana de tal fue el que denunció a mi familia. Ahora, de vez en cuando, toman café juntas, en el mismo grupo. Perfecta demostración del espíritu generoso de mucha gente de izquierdas, que han perdonado sin que nadie les pida perdón.
Pues bien, resulta que la Asociación Soriana por el Recuerdo y la Dignidad, que preside Iván Aparicio, está compuesta, en su mayoría, por jóvenes de izquierdas y anarquistas, muy relacionados con la música moderna y reivindicativa que no dudan en organizar un concierto si necesitan dinero para programar alguna actividad.
Cuando me extrañé de esto ante Iván y le pregunté qué les movía, jóvenes y sin recuerdos directos, a llevar adelante esta lucha, me contestó escuetamente: la tremenda injusticia que se ha cometido con todos los fusilados, muchos de ellos sin ni siquiera un enterramiento digno, ¿te parece poco?Pues no me parece poco, amigo, me parece suficiente. Sobre todo cuando se conocen noticias como la del maquis, Victorino Pereda, enterrado por el cura en Roturas (Cáceres), a la entrada del cementerio, para que “todos pisaran la tumba del rojo”.

1 comentario:

Isabel Goig dijo...

Anónimo dijo...
Hola. Me gustaria ponerme en contacto con ellos pero me parece que no tienen web no la he encontrado. Podrias darme un telefono o una dirección?
Carmen

Isabel Goig dijo...
Hola Carmen.
Escribe al correro del web y te envío el teléfono de Iván.