14 de diciembre de 2007

Cuestión de Justicia y Dignidad

Iván Aparicio
Presidente de la Asociación Soriana para el Recuerdo y la Dignidad

Un amigo me dice que me estoy politizando. Yo le doy crédito, porque además es muy buen amigo, pero creo que llama politizar a tomar partido por un (lo que tiene cojones en llamarse) bando. A mí me duelen igual todas las muertes, pero hubo un ataque a la posibilidad de justicia, un ataque que implicaba el desprecio por la vida (de
l@s español@s), premeditado, con ayuda del fascismo (o sea con ayuda del racismo, antisemitismo, jerarquización, desigualdad social, injusticia, antidemocracia, yugo, terratenientismo...), cruel, traidor, genocida... y que las excusas que tienen ahora sus defensores, se fundamentan en argumentos de derechos que abolió cuando arranco el poder. La mayoría luchó donde le tocó, pero muchos lucharon defendiendo la libertad, la justicia, la democracia... y aunque sufrió todo el mundo, y salió lo peor de cada uno sin distinción política, hubo unos defensores de lo que ahora vemos como "bueno" (aunque tambien ahí había lobos horribles), y lo vemos "bueno", por correspondencia con unos valores morales de igualdad y progreso que fueron cercenados durante 40 años con metodos contra los derechos humanos.

Me parece justo hablar de lo que ha estado condenado al silencio tanto tiempo, porque pienso que este silencio impuesto, no solo es injusto para los que defendieron al pueblo (que es lo que somos todos y se lo debemos), si no porque es injusto para cada muerte que se produjo, y además, porque encierra la mayor parte de injusticias y conflictos sin resolver en la actualidad, el primero el enfrentamiento a causa de todo este tema.

A parte somos un país que ignora el derecho internacional y que presume de una transición que están copiando otros paises con conflictos posteriores. Los que se han enriquecido en esos paises a costa del horror, el robo, la muerte... no ignoran lo que las organizaciones de derechos humanos llaman "el modelo de impunidad español" y que se exporta para la consolidación de la injusticia: Un asalto al poder, premeditado, la abolición de los derechos humanos, la instauración de un poder, el enriquecimiento, el empobrecimiento y ejecución del agredido, miedo... y luego la impunidad del opresor, pero hasta quienes copian el modelo de impunidad han sido juzgados.

A parte, la española es la historia más triste de todas las luchas por la libertad. En las zonas que entregan el poder a los militares, los que estaban relacionados con ideas de izquerdas son llamados a los cuarteles, encarcelados o asesinados. Una vez derrotados por la traición, los republicanos españoles son llevados tras la guerra y el exilio a los campos de concentración nazis cuando Alemania ocupa Francia. Los que no son atrapados se unen a la resistencia y la 9ª de Leclerk llega al Ayuntamiento de París un día antes que el propio Leclerk y tres antes que De Gaulle. Aquí se les ve como uno de dos bandos y en toda Europa tienen monumentos, aquí se discute si Franco era bueno y en Chile, con menos libertades, se juzga a Pinochet , aquí Pio Moa, Cesar Vidal, Jiménez Losantos... son fénomenos mediáticos o editoriales y en Alemania se manda a quien niega el holocausto 3 años a la carcel, en Suiza una inmigrante ilegal española preside el parlamento y aquí manifestaciones anti inmigrantes matan jóvenes..

Cómo no va a pasar ahora en Irán?, cómo va a haber aquí justicia? Si no condenamos lo que ha pasado, si no ponemos mecanismos para que no pueda (fisicamente) pasar, ¿cómo entre neonazis, religión, eta, catalunya, euskadi, madrid-barça, navarra, solidaridad entre comunidades, sanidad, pensiones, fin de mes, hipotecas, islam, china, pp, nacionalismos, pseudoizquierda y 27000 millones de cosas manipuladas... vamos a evitar que vuelvan a perder la cabeza unos enfermos y nos impliquen a todos? Nadie ha negado las mentiras que llevaron a la guerra en España y peor aún, nadie ha pedido responsabilidades a los culpables, y lo peor de todo: nadie ha reconocido un mínimo de dignidad a las víctimas y un recuerdo de lo que ha ocurrido hace nada, salvo los voluntarios de unas pocas asociaciones, a las que el estado nos acaba de encargar la tarea de limpiar los restos de una guerra civil y que deja sin derechos a las víctimas de un alzamiento militar.
Iván Aparicio

1 comentario:

Anónimo veneciano dijo...

Si de algo peca la llamada Ley de la Memoria Histórica es pusilánime.