2 de diciembre de 2007

­José María Pedreño, en el segundo día de la Semana de la Memoria Histórica


El presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria, José María Pedreño, fue el encargado, el viernes, 30 de noviembre, de transmitir a los reunidos en la Sala de Actos del Palacio de la Audiencia, sus vivencias en las actividades que conlleva la federación que preside.



Al principio se proyectó el documental “Los cinco de Celorio”, un homenaje a cinco de los miles de asesinados durante la Guerra Civil Española, en este caso en la localidad asturiana de Celorio. Una película donde se muestra quiénes y cómo participan en las exhumaciones, emotivo y enervante a la vez, que mostró, entre otros aspectos, el miedo que todavía subyace en la mayoría de las personas que vivieron aquellos años, un miedo transmitido de padres a hijos, bien estructurado y alimentado desde el Estado fascista, a fin de que nadie osara levantar la voz unos decibelios más de lo que ellos permitieran.


Al igual que hiciera, el día anterior, José María Rojas, su tocayo tampoco utilizó apuntes, por aquello de que cuando las cosas se tienen claras, las palabras salen solas. Habló del “genocidio ideológico” que supuso la ruptura sangrienta del gobierno legal de la República. De los pioneros en asociarse, los guerrilleros y los excombatientes. De libertad, justicia y derechos humanos, que en España todavía han de escribirse con minúscula. De la paradoja que supone, mejor diríamos agravio comparativo, el hecho de que en España exista un marco jurídico que permite al juez Garzón investigar los desaparecidos en Chile o Argentina, y en cambio, en España, todavía los franquistas hacen alarde de su ideología. Los falangistas –herederos de aquellos que mataban en las tapias-, bien organizados, desfilan por el centro de Madrid con sus uniformes y sus banderas, y ministros de la dictadura, léase Fraga, Martín Villa, etc., a quienes Franco hacía firmar solidariamente las penas de muerte, siguen en cargos de poder. Dijo que, mientras la derecha francesa indemniza a los familiares de las víctimas del nazismo, en España parte de esta misma derecha es heredera del franquismo.


Especialmente crítico fue con la Ley de la Memoria Histórica, a la que Pedreño atribuye un intento de frenar el movimiento joven de la Memoria, de llevarlos al redil, a fin de tenerlos callados o amordazados. Mientras en Bosnia, el Ejército Español exhuma cadáveres, en España la Ley de la Memoria no contempla esta posibilidad, debiendo ser los familiares los que carguen con los gastos y los voluntarios de las asociaciones con el trabajo, dándose la circunstancia de que aquellos asesinados que no tienen familiares vivos, al no ser reclamados, nunca podrán exhumarse.


Entre otras cosas, anunció el diseño de una estrategia, por parte de los responsables de asociaciones y foros por la Memoria, para acudir a un tribunal internacional que dé solución a temas del pasado más cruel y reciente de nuestro país, visto la incapacidad para llevarlo a cabo por parte de este y otros gobiernos de España.

No hay comentarios: