21 de noviembre de 2008

La Segunda Semana de la Memoria Histórica

Este año, la Asociación Soriana para el Recuerdo y la Dignidad, ha celebrado, a lo largo de siete días –uno más que el año anterior- la II Semana de la Memoria Histórica y Derechos Humanos. Las sedes han sido la Sala Polivalente del Palacio de la Audiencia, el auditorio del mismo centro, y la Sala de Actos del Centro Cultural Gaya Nuño.
Muy numeroso –tanto que las salas estaban repletas- el público, participativo, pudo escuchar a personajes importantes relacionados con el mundo de la memoria histórica, con el fondo de las idas y venidas –a golpe de auto- del juez Garzón.
Fernando Magán, Gregorio Dionis (por video conferencia), Miguel Muga (ambos del equipo Nizkor) y Giulia Tamayo, dieron luz a detalles relacionados con las denuncias interpuestas ante la Audiencia Nacional. Muga ha sido uno de los abogados españoles que ha interpuesto una denuncia para que cuatro oficiales de las SS puedan ser juzgados por crímenes contra la humanidad.
El sábado tuvo lugar la proyección de la película “El paraíso de Hafner”, presentada por su director Günter Schwaiger. La cinta muestra a un SS –Hafner- que reside (todavía, la película se rodó el año pasado), en Madrid, tranquilamente, dedicado a sus negocios –algunos traspasados- y viviendo de sus rentas. Toda la puesta en escena, que no es otra cosa que su forma real de vivir, es densa, asfixiante, cargada de símbolos nazis, de música nazi, de megalomanía y de melomanía. Es el típico personaje que hemos visto en todas las películas de esa nefasta época: alto, rubio, aficionado a la gimnasia… vive convencido de que hicieron lo que debieron. Y nadie, hasta la fecha, le ha molestado. Se codea con gente de Fuerza Nueva, allí estaba Blas Piñar, ya sin poder gritar a causa de una operación de cáncer de laringe.
Hafner, poseedor de una gran soberbia y altivez, viaja, con el director de la cinta a Marbella, donde residen otros nazis, convencido de que, al igual que él, van a dar la cara a la cámara. Nadie contesta a sus requerimientos, sólo la hija de un militar franquista, y lo hace para reprocharle su actitud, que no es otra que seguir negando los crímenes nazis.
El momento álgido es el encuentro entre él y un brigadista, quien le presenta fotos y documentos sobre el genocidio, pese a lo cual, él sigue negando su existencia.
El sábado acudieron Dolores Cabra, secretaria de A.G.E. y Víctor Pina, hijo de un brigadista internacional. Lo hacían en nombre de Adelina Kondriateva, presidenta del Archivo Guerra y Exilio y brigadista internacional que estuvo en España durante la Guerra Civil. Se proyectó “Gira, gira”, documental sobre las hermanas Kondriateva.
Muy interesante esta II Semana. Además de aclarar muchas de las dudas, tanto de los familiares de los asesinados como de los interesados en los temas de la Memoria Histórica, ha mostrado la necesidad de seguir luchando contra una Ley de la Memoria Histórica tramposa e insuficiente. Luchar, también, para que toda la verdad salga a la luz, para que todas las fosas puedan ser abiertas con presencia judicial, para que los represaliados y sus familiares se vean resarcidos, para que, en definitiva, se revise de una vez la historia de aquellos aciagos años de la Guerra Civil, de la posguerra y, en general, de todo el franquismo.

No hay comentarios: